SIETE PAISAJES SURREALISTAS DE LA RUTA ENTRE SAN PEDRO DE ATACAMA Y EL SALAR DE UYUNI


Alrededor del mundo existen rutas que parecieran salidas de otro planeta, las cuales logran desconectarnos del mundo caótico en el que vivimos y conectarnos con el mundo natural que está allí afuera esperándonos por ser explorado. Rutas en las que durante días desaparecemos por completo, salvo para nosotros mismos, en el que no hay teléfonos, conexión a internet, ni la comodidad del hogar o de un hotel cinco estrellas. Nadie te juzga, sólo respiras tu aventura estando a expensas de la experiencia y nuestros propios recuerdos.


Una de esas rutas que parecieran salidas de una pintura surrealista es la que conecta San Pedro de Atacama (Chile) y el Salar de Uyuni (Bolivia). Cuando se atraviesa el altiplano no sólo se cruza la frontera en un recorrido que toma entre tres y cuatro días, sino que se despliega un mundo de contrastes inmenso, de noches heladas y volcanes ardientes, de desiertos surrealistas y lagunas coloridas llenas de vida, donde lo inhóspito se vuelve majestuoso, donde la altura te quita la respiración y donde la noche te acerca a las estrellas. Los paisajes altiplánicos son algo que no se puede describir y que merecen ser visitados al menos una vez en la vida. Las coloridas lagunas, los volcanes nevados y los humeantes géisers, se mezclan con la arena del desierto que recorren las hermosas vicuñas que pueden ser observadas desde las camionetas 4×4, a más de cuatro mil metros de altura.


A lo largo de la ruta veras por lo menos una decena de lagunas, cuya paleta de colores va desde la aguamarina hasta el rojo oxidado, en contraste con las blancas cumbres nevadas y las diversas tonalidades ocres y marrón del desierto altiplánico.


A continuación te mostraremos 7 paisajes surrealistas de la ruta entre San Pedro de Atacama y el Salar de Uyuni que debes visitar.


LAGUNA VERDE


Luego de cruzar la frontera a unos pocos kilómetros en medio del hostil desierto y entrando en la Reserva Nacional Eduardo Avaroa, te maravillaras con la espectacular laguna verde. Un paisaje único conformado por sus aguas color verde esmeralda y el volcán Licancabur al fondo. El color de la laguna se debe a la composición mineral, principalmente formada por plomo, arsénico, magnesio y carbonato de calcio.

DESIERTO DE DALÍ

Más adelante el desierto toma el nombre del célebre pintor Salvador Dalí. Con una extensión de 110 km² a 4.750 msnm, este desierto se destaca por su variedad de texturas rojizas y ocres, así como por sus extrañas formaciones rocosas dispuestas en medio de un paisaje desolado.


TERMAS DE POLQUES

A los pies de un cerro, se encuentra la alberca natural “Chalviri”. La temperatura fría contrasta con las aguas termales emanadas del Volcán Polques creando una vista digna de admirar. Una pequeña piscina de aguas termales cuya temperatura alcanza los 35ºC, que sorprenden por su altísimo calor en contraste con el frio del exterior. Sus aguas termales, en frente de la Laguna Chalviri, conforman un paisaje memorable.

GÉISERS SOL DEL MAÑANA


En medio del desierto a 5.000 metros de altura, en el punto más alto del recorrido el protagonismo se lo llevan los gésers Sol del Mañana. Un campo geotérmico con varios pozos de agua hirviendo, fumarolas y gases de azufre. Por lo general se visitan al amanecer, cuando el frío y la luz resaltan el fenómeno en todo su esplendor.


LAGUNA COLORADA


Si los anteriores lugares te habían sorprendido la Laguna Colorada te dejara sin palabras. El extraño color de la laguna a más de 4.000 msnm, es generado por un tipo de alga muy