PAISAJEO 2018 ®
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle

LAS CAPILLAS DE MÁRMOL | Aysén Chile

Al sur de Chile se encuentra una de las maravillas naturales que al menos una vez en la vida todos deberíamos visitar. Se trata de las imponentes Capillas de Mármol, localizadas en la Región de Aysén sobre el lago General Carrera. 

 

 

Las capillas están compuestas por tres islotes denominados: la Catedral de mármol, la Capilla de mármol y la Cueva de mármol. Estas joyas de la naturaleza son el producto de miles de años, en los que el fuerte oleaje y el viento han ido esculpiendo las enormes rocas, para darle forma a una multiplicidad de cavidades y texturas, que varían de acuerdo a la acción de erosión mecánica que el agua ejerce sobre estas.

 

 

 En el año 1994 las capillas fueron declaradas como Santuario de la Naturaleza por parte de la legislación chilena, en la búsqueda de su protección y conservación. Visitar este lugar es una experiencia única no solo por etas grandes figuras, sino por la travesía que implica atravesar la serpenteante carretera Austral con sus imponentes paisajes. En el viaje se puede observar el increíble bosque andino patagónico chileno, glaciares, ríos, cascadas, lagos y pequeños poblados, que dependiendo la época del año adquieren multiplicidad de tonalidades, para finalmente llegar a la localidad de Puerto Río Tranquilo en la costa del lago General Carrera.

 

 

 El lago es un gigantesco cuerpo de agua que se extiende a lo largo de una importante franja entre territorio chileno y argentino, país donde recibe el nombre de lago Buenos Aires, siendo el lago más grande de Chile y el cuarto más grande de Argentina. 

 

Debido a que no es posible acceder por tierra hasta las capillas, ni observarlas desde la costa, es necesario tomar una lancha o kayak para acceder hasta allí. Transcurridos unos minutos de navegar sobre sus aguas, a la distancia se pueden observar las enormes rocas que sobresalen con sus figuras de gran semejanza a una capilla, una catedral y una cabeza de perro.

 

 

El carbonato de calcio, la limonita y el cuarzo, producen de una gran cantidad de texturas y formas, ofreciendo a los visitantes un espectáculo único multicolor, en el que se entretejen verdes, amarillos, rosados, grises, blancos y turquesa, enmarcados por el espeso bosque de las eternas cumbres Andinas.

 

 

Las cavernas varían de forma y tamaño; unas son más anchas y altas, mientras que otras son  estrechas y bajas, regulando la entrada de luz y generando diversos efectos que hacen el recorrido muy interesante. La sensación de entrar en las cavernas es indescriptible, el fuerte oleaje  impacta permanentemente las paredes del lugar, el agua brota de las grietas en las cavidades y las estalactitas se roban la atención. En algunos lugares los guías permiten descender de la embarcación durante unos minutos para apreciar más de cerca su belleza.

 

 

Luego de permanecer aproximadamente media hora en el lugar recorriendo las cavidades de los tres islotes, el bote da vuelta para ir de regreso al muelle de Puerto Río Tranquilo, dejando atrás las imponentes capillas, hasta llegar a tierra firme para continuar el recorrido por los demás paisajes que el sur del continente nos ofrece, luego de haber presenciado una de las maravillas que solo la naturaleza podría crear.

 

 

Texto e imágenes: Carlos Lince ©

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload