ORQUIDEORAMA – JARDÍN BOTÁNICO DE MEDELLÍN | PLAN B ARQUITECTOS + JPRCR ARQUITECTOS



Construido sobre la huella del antiguo Orquideorama, la nueva estructura es el resultado de un concurso de ideas, realizado por el Jardín Botánico de Medellín a finales del año 2005. La propuesta ganadora debía resolver un espacio sumamente flexible que no sólo albergara las flores sino también todo tipo de eventos sociales y culturales.


La propuesta ganadora fue la diseñada por el equipo de PLAN B ARQUITECTOS + JPRCR ARQUITECTOS, quienes dieron vida a un espacio único en el que se entreteje naturaleza y arquitectura. Una estructura en la cual los límites con el paisaje se diluyen y sus formas se integran al entorno que lo rodea.



El diseño que busca imitar el comportamiento de la naturaleza (formas de crecimiento, organización, gestión del espacio y eficiencia), aborda diversas escalas y se inspira en formas como los panales de abejas, las flores y los árboles.


En el proyecto lo orgánico es interpretado desde dos escalas, las cuales permiten definir diferentes aspectos. Por un lado está la escala micro en la cual el edificio reproduce principios de organización material y estructura de vida natural, mientras que por el otro encontramos la escala de las formas vivas externa y visual, que permite acercarse a sus fenómenos ambientales y perceptivos.



En la escala micro de lo orgánico, su organización en leyes y patrones geométricos flexibles (un panal, un tejido celular), permite establecer la creación de un módulo en planta que es denominado “flor-árbol”, conformado por 7 hexágonos. Su repetición facilita establecer el crecimiento y expansión del proyecto, el control perimetral, la organización del programa y la geometría del suelo.


La escala externa de las configuraciones vivas, inspirado en los árboles y las flores, permite definir la percepción de un amplio bosque o jardín en sombra, así como un sistema estructural de troncos huecos o patios que permiten establecer un control moderado de la humedad, la temperatura y la recolección del agua. Cada uno de estos patios posee una temática, en donde algunos son para exhibición, jardines, pajareras y mariposarios entre otros.



Situadas en el piso del gran espacio abierto, sobresalen varias islas que agrupan, diversas especies de orquídeas, calateas, anturios, balazos, bromelias, helechos y palmas, que le confieren al espacio un aire de gran patio tropical.


EL Orquideorama no está pensado como una nave vacía o una planta libre sino como un campo con intermitencias de apoyos estructurales y concentraciones de jardines. Esto permite mezclar las diversas actividades (matrimonios, ejercicio, meditación, conciertos, desfiles de moda, etc.) con el jardín, su fauna y su clima.



EL diseño fue planeado para que se construyera de la misma manera en que se siembra un jardín, en donde una flor se siembra al lado de otra, hasta que se define un conjunto abierto de “flor-árbol” modulares. Más que una estructura rígida y cerrada, se estable un sistema modular de agrupación y crecimiento flexible, que agrupa 10 “flor-árbol”, el cual puede crecer en cualquier momento o ser replicado en cualquier otro lugar. La inteligencia del patrón se amplifica en la medida en que se repite, pero las cualidades espaciales y bioclimáticas ya están en cada patrón. Podría decirse que las cualidades del patrón surgen de adentro hacia afuera.


Al insertarse en el lugar donde estaba la estructura del antiguo Orquideorama, en medio del bosque nativo del jardín botánico de Medellín; la nueva construcción a modo de jardín con sus cubiertas en formas pétalos de flor, restituye la forma del follaje faltante y se integra al entono. Más que una cubierta como tal, se construye una superficie superior con las cualidades lumínicas y ambientales de los follajes.



Sobre los troncos huecos, se despliega una cubierta con tejidos sintéticos que protegen a las plantas de la lluvia y no permite la entrada directa de los rayos del sol. La cubierta recolecta agua de lluvia por medio de un sistema de canales que reúnen el agua en el perímetro central del patio la cual es utilizada luego para regar la tierra por medio de bajantes metálicos.


El módulo flor-árbol resuelve estructura, forma y función, de su agregación, colonizando el terreno, nace un agradable espacio para las orquídeas.



Adicionalmente se diseñó un adoquín en hormigón capaz de mantener la humedad necesaria para el adecuado desarrollo de las plantas tropicales.


El Orquideorama ha logrado convertirse no solo el centro de gravitación del Jardín Botánico, sino también en un icono de la ciudad de Medellín y de la arquitectura Colombiana.



Ficha técnica


Programa: Exposición de jardines y eventos múltiples: conciertos, matrimonios, fiestas, ferias


Localización: Jardín botánico de Medellín, Colombia


Año de construcción: 2006


Área: 4.000 m2


Ecosistema: bosque húmedo tropical pre-montano


Altura sobre el nivel del mar: 1.460 m.


Temperatura: oscila entre 16° C y 31° C


Orientación solar: uniforme


Dirección de los vientos: norte-sur


Valor del metro cuadrado: US $ 500


Estructura: Columnas y cerchas metálicas


Materiales: Revestimientos en madera cultivada, adoquines en concreto, tejas metálicas y en policarbonato.


Cliente: Jardín botánico de Medellín


Diseño: Plan:b (Felipe Mesa + Alejandro bernal) en sociedad con Camilo Restrepo y J. Paul Restrepo


Arquitectos colaboradores: Viviana Peña, Catalina Patiño, Carolina Gutiérrez, Lina Gil, Jorge Buitrago


Empresa constructora: Ménsula S.A.


Fotografías: Cristobal Palma: 1,3,4

Sergio Gomez: 2

PAISAJEO 2018 ®
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle