LA CIUDAD HOSTIL



En las últimas décadas hemos visto la proliferación de un nuevo movimiento que se está apropiando inexorablemente de las ciudades, mediante el cual el espacio público es planeado o modificado con el objetivo de desalentar su utilización “indebida”, o al menos algunos de sus posibles usos. Un recurso que decide “por nuestro bien” quién y para qué puede ser utilizado.


Los más afectados por esta estrategia suelen ser las personas sin hogar y los jóvenes. Sus mecanismos son sutiles y muchas veces pasan inadvertidos, pero cada día podemos apreciar con más fuerza un aumento en el mobiliario urbano con diseños aparentemente “originales”. Bancas con superficies de apoyo curvas, reposabrazos intermedios y sillas individuales, para impedir que se pueda dormir en ellos o sean utilizados para deslizarse en patineta, impidiendo no solo las supuestas prácticas ”indebidas” sino también anulando el posible contacto entre dos personas desconocidas. Para muchos un banco con formas onduladas puede parecer simplemente un diseño moderno, pero para aquellas personas sin hogar puede ser una superficie donde descansar.



Si bien algunas de estas técnicas son aparentemente sutiles, otras son mucho más agresivas e intimidantes, como las bandas de pinchos, picos y piedras salientes debajo de puentes, escalones, entradas, patios y antepechos así como las rejas en pórticos y zonas cubiertas, que no solo impiden la apropiación de estos espacios sino que además afean la ciudad.


Poco a poco de esta forma el espacio público se va transformando, pasando de ser lugares de encuentro social y construcción de ciudadanía, a espacios vacíos o de simple paso. Países como China, Japón, Inglaterra, Canadá, Estados Unidos, España, son algunos en donde más se ha aplicado esta nueva tendencia, que incluso está empezando a ser adoptada en países de América Latina.



Uno de sus símbolos más representativos es el Camden Bench, un banco en hormigón sobre el que es imposible dormir y que además es antirrobo y anti-skaters, debido a que sus bordes dificultan el deslizamiento. No tiene grietas en las que se pueda acumular suciedad, es anti-graffiti, debido a que su recubrimiento repele la pintura, de manera que únicamente puede ser usado para sentarse de una forma no tan cómoda.

Pero el mobiliario o las púas no son los únicos métodos utilizados. En EE.UU. han implementado generadores de zumbido de alta frecuencia, que resultan molestos especialmente para los menores de 25 años. En el Reino Unido se ha implementado en barrios residenciales iluminación de color rosado, que resalta las imperfecciones de los adolescentes para que no permanezcan en las calles. En otros lugares la iluminación azul es usada para que los toxicómanos no puedan verse las venas.



En Alemania, las paredes de algunas estaciones han sido recubiertas por una pintura hidrofóbica que hace que rebote el líquido en los zapatos de quien pretenden usarlas como orinal. En algunos lugares incluso se ha llegado a coloca música clásica como elemento disuasivo para los jóvenes, como si esta clase de música fueran una especie de insecticida.


En ciudades como Bogotá también se pueden ver algunos ejemplos de arquitectura hostil, como las piedras filosas bajos los puentes vehiculares o las barreras anti colados de TransMilenio, con sus cortes en diagonal que muchas veces resuelven el problema de ingreso irregular, pero ponen en peligro a las personas.



Árboles frondosos son remplazados por especies de fuste limpio y estilizados, así como los bosques urbanos son aclarados, para poder tener mayor control de estos espacios y que nadie se pueda esconder allí.


Por otro lado y no menos importante, está el hecho de que muchos espacios de la ciudad se han convertido en zonas comerciales, donde el individuo es más consumidor que ciudadano. En ciudades turísticas cada vez es más difícil encontrar un lugar para sentarse en el espacio público, sin la obligación de consumir bienes o servicios. En esta especie de teatro colectivo, o escenografías, problemas como la marginación y la pobreza deben ocultarse debajo de la alfombra o muy lejos de la vista.



Al hostilizar el espacio urbano no solo lo estamos haciéndolo con determinado grupo de población sino de una u otra manera nos lo estamos negado a nosotros mismos y no nos hemos dado cuenta. Los bancos individuales eliminan a las personas que no tienen techo, pero tampoco nos permiten sentarnos a charlar con un grupo de amigos. Las barandillas anti-skate eliminan a los jóvenes que patinan en las plazas, pero también la dejan vacía. Las plazas duras sin arborización y mobiliario urbano, impiden los asentamientos en grupos, pero también que la plaza se habite de forma cómoda y se permanezca por largos periodos de tiempo.



Si bien pareciera que esta tendencia llego para quedarse todavía existe la esperanza de que se puedan recuperar los espacios públicos como lo que son. En muchas ciudades del mundo, los vecinos están comenzando a actuar en contra de este tipo de actuaciones, como en el caso de Inglaterra, donde se llevó a cabo la acción #HomesNotSpikes a través de redes sociales. También se han realizado otro tipo de iniciativas, como depositar colchones sobre los pinchos, cubrir los pinchos con cemento y cortar los brazos de los bancos, entre otras.



Los espacios públicos deben ser inclusivos, favorecer la permanencia en ellos y poder ser reconocidos como algo propio del individuo. Debemos apropiarnos de los espacios públicos, y no dejar que nos digan cómo tenemos que utilizarlos. Los ciudadanos no deberían resignarse al aislamiento dentro de una falsa burbuja de seguridad, y tampoco aceptar su degradación, sino aspirar a ser protagonista en la creación de la ciudad en la que se quiere vivir y habitar.


Si consideramos que la ciudad se construye mediante la participación democrática, debemos parar de comprender la ciudad como un espacio hostil e individualista, y más bien promover la construcción de una ciudadanía plural, para así sentar las bases de una vida urbana construida mediante el diálogo y la igualdad.


Texto: Jaime Herrera


Fotografías


1 https://enmedio.info/tag/arquitectura/ Candela Sol

2 Guangzhou, China. © Imaginechina/REX

3 https://twitter.com/chadloder/status/1211004368364814336 Chad Loder

4 ttps://derivelab.org/incomodarte-para-controlarte/ Factory Furniture

5 https://www.elespectador.com/noticias/bogota/ni-las-muletas-le-impiden-brincarse-las-barreras-anticolados-

de-transmilenio/

6 ttps://www.arquitecturayempresa.es/noticia/arquitectura-hostil-la-hipocresia-del-no-habitar?

fbclid=IwAR1dStfKgomj5MRpbVpT3MW0UWlK-hHfZ1RIapBx5PwIjgzrVUjvMvXqLk8#comments Èlia Pons,

7 https://twitter.com/chadloder/status/1211004368364814336 Chad Loder

8 https://www.eulixe.com/articulo/sociedad/diseno-hostil-arquitectura-servicio-exclusion social/20200128182342018311.html 9https://imgur.com/gallery/n96pp/comment/296713902

PAISAJEO 2018 ®
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle