top of page

GANADOR CONCURSO INTERNACIONAL DE IDEAS - ALTERNATIVAS DE USO PÚBLICO - CERROS ORIENTALES DE BOGOTÁ



CORRER LA TIERRA


Los muiscas tenían una íntima relación de carácter ritual y mágico con los cerros orientales. La montaña, por su elevación, era para ellos lo más próximo al cielo, el centro del mundo y del cosmos; la montaña simbolizaba la residencia de las divinidades solares y las cualidades superiores del alma, por esto era sagrada. Las lagunas en lo alto de los cerros y los ríos eran motivo de adoración, lugar de múltiples rituales y significaban el nacimiento de su civilización. El árbol, a su vez, era el símbolo de la vida en perpetua evolución cósmica, muerte y regeneración. Los árboles eran símbolo de los poderes femeninos de la procreación. Toda la energía vital de la tierra estaba representada en la montaña, sus aguas y sus árboles. (Muiscas: representaciones, cartografías y etnopolíticas de la memoria).


Esta estructura de pensamiento y apropiación del territorio se representó en el rito de “correr la tierra”, el cual se desvaneció con la llegada de la colonia y el constante crecimiento de las ciudades; poniendo al cerro como foco de impactos sociales y ambientales, al desconocer su conformación natural, identidad y tradición durante siglos.


El proyecto pretende reinterpretar la memoria de los caminos ancestrales, a través del espacio público en contacto con la montaña, el agua, el árbol y las técnicas tradicionales, recuperando el paisaje y su biodiversidad


“Es tiempo de volver a correr la tierra, no para para agradecer o adorar a Dioses antiguos, SINO como acto de reconocimiento y reflexión sobre nuestro pasado indígena, nuestro complejo presente y nuestra conexión con la tierra y la naturaleza”

Jefe indio Seattle 1854


El agua, elemento integrador de la propuesta, es pensado técnicamente para ser aprovechado de manera natural siguiendo el recorrido de las escorrentías, las cuales son captadas a través de bocatomas en las quebradas, conduciendo el agua a través de surcos y canales de tierra, regando por gravedad las nuevas especies y espacios de agricultura urbana.


A su vez, se plantea su almacenamiento estratégico en áreas inundables que permitan mantener un alto contenido de humedad en la superficie para mitigación de incendios y activación de los bancos de semilla prehispánicos. De esta forma, el sistema del agua está compuesto por cascadas, surcos, humedales, objetos lúdicos y canales.


Estos recorridos son acompañados por senderos de carácter interpretativo según su ecosistema; Subpáramo, Bosque de niebla y agua, Cantera y remediación, siendo cada uno de ellos compuesto por senderos de tierra compacta y piedra, miradores, puentes, hoteles de insectos, mobiliario, esculturas de guadua y tótems informativos presentando las bondades de la infraestructura verde nativa y los servicios ecosistémicos presentes.


La propuesta, plantea la recuperación y el redescubrimiento de un enfoque tradicional y cultural de una red de caminos entrelazados con el elemento del agua; entendiendo la importancia de retornar a lo simple, lo fundamental y lo esencial; la naturaleza.



Los cerros orientales son un elemento geográfico sobre el cual operan distintos procesos antrópicos y naturales que varían según el tramo urbano o ladera en la que se encuentre. Sin embargo, presenta ciertos procesos comunes que pueden ser aprovechados como las reservas de agua en los páramos, la diversidad de fauna y flora nativa que atraviesa la sabana por corredores verdes y cualidades paisajísticas. Por otro lado, existen ciertos factores a mitigar como los incendios forestales, los movimientos en masa y las inundaciones.



PLANTEAMIENTO URBANO Y DE TERRITORIO


Tanto la sabana de Bogotá como los Cerros Orientales cuentan con estructuras vegetales consolidadas, generando potenciales corredores naturales para cierta fauna asociada como el Cissopis leverianus, Colibrí coruscans, diglossa cyanea, turdus fuscater.



VOCACIÓN, PROGRAMAS Y ACTIVIDADES


Los cerros orientales no sólo son un destino sino el origen de importantes caudales de agua que atraviesan la sábana de Bogotá a través de sus 110 cauces naturales y artificiales. La propuesta busca celebrar el flujo del agua a nivel metropolitano, reencauzando los drenajes existentes para alimentar el sistema de canales abiertos que recorren la ciudad. Este recorrer la tierra, a nivel metropolitano, permite al ciudadano experimentar no sólo un drenaje urbano sino un corredor verde alimentado con un mayor rango de caudales propicios para diversa fauna y durante mayor tiempo.


ACTIVIDADES PROGRAMÁTICAS Y VOCACIÓN DE LA FRANJA DE BORDE


Se definió el carácter de cada uno de los parques en ladera según el nivel de influencia que ejerce la estructura urbana y otros procesos ambientales.



MASTER PLAN LA SERRANIA


IMAGINARIOS


Recorrer la tierra a través de senderos y de espacios de transición que son abiertos, cerrados, hundidos, elevados, refugios de descanso, miradores, puntos de información y de referencia; que aumenten las oportunidades para mejorar la experiencia espacial y de interacción con el entorno natural de los usuarios y las comunidades locales.



FLORA Y FAUNA


“Un regreso cercano al estado natural”, por medio de las especies arbóreas y la fauna se logra la recuperación de las características ambientales del lugar.



LECTURA DE TERRITORIO


La memoria de los caminos ancestrales impuso una nueva estructura de pensamiento y nueva manera de apropiarse del espacio geográfico.



SISTEMA HIDROLÓGICO


Se tienen 1087 ha de la ladera occidental de los cerros orientales expuestas a peligros altos y muy altos de movimientos en masa". equivale al 7% de la superficie total de las laderas.


Se identifican 21 quebradas con distintos tramos con amenaza por crecientes súbitas en la ladera occidental y 15 Unidades de gestión de alcantarillado con una densidad de eventos por encharcamiento de 15-74 eventos en cada uno.



INCENDIOS FORESTALES


Se tienen 2638 ha de la ladera occidental de los cerros orientales expuestas a peligros altos y muy altos de Incendio forestal". equivale al 17% de la superficie total de las laderas.



Equipo: Estudio Cordillera Sur


Arquitectos paisajistas

Priscilla Cruz - Perú / CORDILLERA SUR

Pedro Mendoza - Perú / CORDILLERA SUR

Carlos Espinoza - Perú / CORDILLERA SUR

Johana Narvaez - Colombia / INDEPENDIENTE

Gustavo Salazar - Colombia / COSME ARCHITECTURE


Colaboradores:

Fiorella Guillén - Perú

Vanessa Zapata - Perú

Adriana Mardini - Perú

Karla Peña - Perú

Naysha Rojas - Perú

Roberto Rivero - Perú

Danna Sarria - Colombia

Juan Acosta - Colombia

Komentarai


bottom of page