ANTÁRTICA: PAISAJE MILITAR COMO RECLAMACIÓN TERRITORIAL



La aproximación militar hacia el territorio ha permitido administrar de manera estratégica y controlada un lugar tan desconocido e impredecible como la Antártica. La construcción de este orden estructurado se ha replicado en todo el continente antártico, independiente de las particularidades que afectan a este inmenso territorio. A pesar de que se encuentra prohibida cualquier actividad militar que no sea exclusivamente administrativa, el paisaje militar sigue vigente en la planeación y construcción de las bases actuales, a través de infraestructuras que permitan desplazamientos rápidos y movimientos logísticos eficientes. De este modo, las distintas dinámicas ecológicas presetes en las bases antárticas han sido y son completamente ignoradas. El paisaje característico de cada sitio no se ha considerado para planificar los desplazamientos y la instalación de infraestructuras.


Las bases de la Antártica pueden comprenderse como dispositivos de habitabilidad y como soportes de espacios tanto públicos como privados que relacionan un interior doméstico y protegido con un exterior extremo y cambiante. Por lo tanto, en un territorio donde el interior acondicionado es necesario para la supervivencia humana, la base cumple un rol fundamental para el entendimiento del territorio. Actualmente, la escasa planificación territorial de las bases produce espacios colectivos y público que no contemplan elementos o estrategias capaces de articular las dinámicas logísticas propias del habitar extremo con el ambiente sensible en que se insertan.


Base Frei 1993-1995 Fotorafía álbum familia Escobar. Villa Las Estrellas, Vista hacia el conjunto de viviendas. Cortesía de Gonzalo Escobar.


Existen tres tipos de bases antárticas: permanentes, temporales y refugios. Dichas bases se distinguen según el tiempo de permanencia de sus habitantes y las actividades que alojan. Las bases permanentes son aquellas que se encuentran operativas todo el año y las que poseen mayor capacidad de hospedaje: son administradas por militares y en ellas también trabajan científicos tanto en temporada de verano como de invierno. En la mayoría de los casos, las bases permanentes se localizan en las costas del territorio antártico en búsqueda de mejores condiciones climáticas y facilidad de acceso. La condición de borde de éstas es la que permite que las bases permanentes operen sin interrupciones en los meses de invierno.


En segundo lugar, las bases temporales operan tan sólo en verano y en ellas se realiza investigación científica. Suelen ubicarse ya no en los bordes del territorio, sino que en su interior, en zonas de difícil acceso, ya que, al mantenerse cerradas durante los meses de invierno, las condiciones climáticas no se vuelven un requisito para su localización. Finalmente, los refugios, diseñados para actividades científicas específicas, son dispositivos móviles de tamaño reducido que se ubican según las necesidades de cada temporada de verano. Por lo general, contienen un pequeño laboratorio y una capacidad para albergar a no más de cinco personas. Además, estos refugios dependen completamente de la base permanente más cercana, ya que su aislamiento geográfico e infraestructura básica no les permite subsistir de manera independiente.


catálogo bases chilenas en la Antártica


Muchas de las estructuras existentes en la Antártica están emplazadas para imponer el orden y la unidad política en el territorio de la manera más eficiente posible. Pero, como resultado de esta aproximación puramente instrumental, ¿es posible reconocer una identidad en el paisaje?. El paisaje de las bases antárticas se encuentra dominado por lo militar y lo político, donde no es posible identificar los límites entre bases pertenecientes a diferentes países. Las fronteras no están controladas ni cercadas, la visibilidad es directa entre ellas y los límites son permeables. Esta contradictoria realidad, se basa en la lógica implantada por el tratado Antártico (1959) que no permite reclamaciones territoriales. La Antártica, debiese ser entendida como “tierra de todos” o más bien “tierra de nadie”. A pesar de lo anterior, las bases siguen operando bajo las mismas lógicas desde sus orígenes. A pesar de no existir fronteras visibles en ella, la carrera por demostrar poder sigue presente a través del despliegue de tecnologías, personal científico y militar sobre el territorio. (1)



Reclamaciones territoriales



Caso: península Fildes / base Frei



La península de Fildes, ubicada en la isla Rey Jorge, al norte de la península antártica, es un lugar clave y una de las tres principales puertas de entrada a la Antártica (las otras dos son Sudáfrica y Australia-Nueva Zelanda).(2) Actualmente, el 51% de los países firmantes del tratado antártico accede a la Antártica desde Chile o Argentina, ya sea por vía aérea o marítima. Asimismo, estos viajes realizan su primera detención, en la mayoría de los casos, en la base chilena Frei, debido a su localización, la más cercana entre Sudamérica y Antártica, y a que es la única base de las islas Shetland del sur, con un aeródromo y pista de aterrizaje operativas todo el año. Como consecuencia, la base debe soportar una carga y organización logística enorme, lo que sitúa a Chile en una posición trascendental para el funcionamiento Antártico.


Movimientos logísticos antárticos


La base Frei, con150 habitantes permanentes y única base chilena donde residen personas civiles, actúa como lugar de tránsito y parada obligatoria para la mayoría de los vuelos que vienen desde Punta Arenas hacia el resto del continente antártico. Sin embargo, como la mayoría de las bases antárticas, actualmente no tiene ninguna capacidad de autosostenerse. Todos los recursos, ya sean energéticos, de alimentación o cualquier tipo de material que se necesite, deben ser traído desde Punta Arenas hasta la península para luego quedarse en la base chilena o ser distribuido hacia las otras bases del lado occidental que requieran abastecimiento. (3) Cabe destacar que, como la base carece de capacidad de procesar residuos, cualquier tipo de basura o desecho volverá por la misma ruta hacia Punta Arenas.


Península Fildes


A pesar de que en la Antártica las condiciones climáticas y lumínicas varían enormemente dependiendo del lugar específico, todas las bases chilenas son diseñadas y desplegadas bajo una misma lógica. El caso de la base Frei permite repensar la lógica genérica de emplazamiento utilizada hasta el momento, ya que en ella debido a su clima favorable para el habitar humano, sería posible diseñar espacios públicos y de encuentro en función no únicamente de los interiores. Diseñar y limitar los espacios de encuentro exteriores, evitaría y controlaría la actual huella humana sobre en el territorio.


La península de Fildes y específicamente la base Frei puede comprenderse como parte de un paisaje militar, es decir, como un paisaje fundado a partir de una visión puramente antropocéntrica, cuyo tratamiento es el de un escenario vacío donde se debe actuar de manera rápida e impredecible ignorando los factores ambientales que lo conforman. De este modo, las distintas dinámicas ecológicas en base Frei han sido y son completamente ignoradas y el paisaje “emergente de deshielo” característico de su condición de borde no se ha considerado para planificar los desplazamientos y la instalación de infraestructuras en la base. Si el modelo militar no es repensado, será una gran amenaza para el desarrollo de este “nuevo paisaje” y el de sus respectivos sistemas ecológicos.


Autora: Pascale Mondion Klapp.


Columna en base a tesis de magíster “Visualización y valorización del paisaje emergente de deshielo en península Fildes. Parque de traspaso como articulador de dinámicas antárticas”. Magíster en arquitectura del paisaje, Pontificia Universidad Católica de Chile.


Magíster en Arquitectura del paisaje de la Pontificia Universidad Católica de Chile: https://magisterarq.cl/programas/magister-en-arquitectura-del-paisaje/



Bibliografía

Industria logística Antártica de bienes y servicios. Primer Informe: ETAPA 1–52 (2009).

Environmental monitoring and management proposals for the Fildes Region, King George Island, Antarctica, Polar Research, vol 31.(2012).


Notas

1 Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, Sistema del Tratado Antártico (2012). - 2 Corfo, XII P O R, Consultor Juan Sebastian Montes. <Industria logística Antártica de bienes y servicios. Primer Informe: ETAPA 1–52> (2009). - 3 Christina Braun, Osama Mustafa, Anja Nordt,Simone Pfeiffer, Hans Ulrich Peter. <Environmental monitoring and management proposals for the Fildes Region, King George Island, Antarctica>, Polar Research, vol 31.(2012).

PAISAJEO 2018 ®
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle