FOTOGRAFÍA DE PAISAJE: 20 CONSEJOS PARA HACERLO COMO UN PROFESIONAL


La fotografía de paisaje puede resultar fascinante, llevándonos en ocasiones a descubrir lugares y escenarios que parecieran salidos de una película de ciencia ficción. ¿Cuantos de nosotros hemos recorrido grandes distancias, escalado empinadas montañas, aguantado las inclemencias del clima o esperado largas horas, con tal de conseguir esa fotografía que hemos visto en revistas famosas o publicidades de agencias de viajes; pero cuando estamos allí y por fin la capturamos no se ve como la imaginábamos?


Sin lugar a duda en aquellas ocasiones en las que tenemos descomunales paisajes ante nuestros ojos resulta fácil obtener buenos resultados, pero en realidad no basta con solo disparar la cámara, sino que es necesario planificar y tomar toda una serie de decisiones que nos permitan expresar, bien sea una emoción o una idea a través de la fotografía.


Aunque la fotografía de paisaje por lo general suele asociarse a entornos naturales, no necesariamente es así. La fotografía de paisaje puede ser de un entorno natural o urbano y la mejor forma de entender o resolver nuestra duda, es preguntarnos, cual es el objetivo a fotografiar y por tanto cual será el protagonista de esa imagen.


Si nosotros mismo no somos capaces de encontrar la manera de conectar perfectamente con esos espectaculares paisajes, tampoco lo harán aquellas personas que observen nuestras fotografías. Podemos obtener resultados aceptables, o increíbles, pero todo depende de nosotros y por eso les traemos una serie de consejos para que lo hagan como un profesional.


Fotografía: Iván Mauricio Vergara

1. UTILIZA UN LENTE GRAN ANGULAR


Generalmente cuando capturamos una fotografía de paisaje buscamos un encuadre lo más amplio posible. Para esto es necesario utilizar un objetivo de distancia focal pequeña, que este aproximadamente entre los 16mm y los 24mm. Si bien distancias focales que sean inferiores o superiores pueden darnos un buen resultado, lo ideal es que manejemos uno que se encuentre en este rango y así poder conseguir un encuadre mucho más amplio.


2. UTILIZA PEQUEÑAS APERTURAS DE DIAFRAGMA


A diferencia de cuando hacemos una fotografía de retrato o de objetos en las que generalmente se busca enfocar el sujeto y desenfocar el fondo, en la fotografía de paisaje no se hace de la misma manera. Nos interesa enfocar todo el panorama de manera uniforme y para esto es necesario utilizar aperturas de diafragma relativamente bajas de f/11 o más. (A mayor valor f/ más pequeña será es la apertura).


Utilizar un lente gran angular y una apertura de diafragma pequeña, garantiza mejores resultados en cuanto a nitidez y gran profundad de campo en la fotografía de paisaje.


3. UTILIZA UN TRÍPODE


Una excelente fotografía de paisaje tiene que ser nítida, y para esto es indispensable el trípode. Como lo mencionábamos anteriormente al utilizar pequeñas aperturas (valor f/11 o superiores) la cámara tendrá menos luz, con lo cual la fotografía será demasiado oscura. Para evitar esto es necesario utilizar velocidades de obturación un poco más lentas, lo cual generara que la fotografía salga con un poco de movimiento o borrosa, así que es necesario usar un trípode que proporcione toda la estabilidad que la cámara requiere.


Fotografía: Carlos Lince



4. MANTÉN EL ISO LO MÁS BAJO POSIBLE


La sensibilidad ISO es junto con el tiempo de exposición y la apertura del diafragma, uno de los tres elementos que definen la exposición en tus fotografías.


La sensibilidad ISO marca la cantidad de luz que necesita la cámara para hacer una fotografía. Las cámaras digitales generalmente tienen configuraciones ISO que varían entre 100 y 12,800 o más.


Más allá de tan solo cambiar la exposición, el ISO afecta la calidad de la imagen. Un ISO más alto generalmente se traduce en una imagen granulada o ruidosa.


Si necesitas mayor cantidad de luz, intenta bajar la velocidad de obturación y si no es suficiente con esto abre el diafragma. Mantener el ISO lo más bajo posible te permitirá conservar mayor nitidez en tu fotografía de paisaje.


5. APÓYATE EN LOS MODOS DE DISPARO SEMIAUTOMÁTICOS


Algunas veces aparecen ante nuestros ojos escenas que duran tan solo unos segundos y no tenemos tiempo de configurar la cámara en modo manual, por lo que probablemente no alcancemos a capturar la escena. En esas ocasiones puedes apoyarte en los modos semiautomáticos de prioridad a la velocidad de obturación (Tv/S), y prioridad a la apertura de diafragma (Av/A), los cuales son mucho más rápidos de configurar y no resultan ser completamente automáticos.


Estos modos semiautomáticos nos ayudan a tener el control sobre las dos variables que más afectan a la estética de la fotografía y la cámara es la que se encarga de calcular el resto de parámetros para obtener el nivel de exposición adecuado. Con el modo de prioridad a la apertura tendremos el control sobre el número f (apertura), y la cámara se encargará de calcular los valores de velocidad de obturación y el ISO. Por otra parte con el modo de prioridad a la velocidad de obturación podremos elegir la velocidad de disparo y la cámara se encargará calcular los valores tanto de la apertura como del ISO.


De esta manera podrás tener la cámara lista en todo momento y disparar con mayor rapidez para no perderte ninguna escena


Fotografía: Denisse Villavicencio


6. UTILIZA FILTROS


Los filtros son parte fundamental en la fotografía de paisaje. Si hay una temática en la que el uso de filtros cambia notablemente el resultado es en la fotografía de paisajes. Los más utilizados son los polarizadores, los de densidad neutra y los degradados de densidad neutra.


Los filtros de densidad neutra reducen la cantidad de luz que le entra a la cámara, lo cual nos permiten trabajar con velocidades de obturación más lentas para hacer tomas de larga exposición, en las que lograremos conseguir un efecto de movimiento del agua y las nubes.


Los filtros degradados de densidad neutra son similares a los anteriormente mencionados, solo que están graduados reduciendo la cantidad de luz en la parte superior, mientras que en la inferior lo conserva al natural, lo cual permite equilibrar la exposición de un paisaje con fuertes contrastes lumínicos, en donde el cielo es muy brillante y la parte inferior oscura.


Por su parte los filtros polarizadores logramos eliminar los brillos, reducir los reflejos, generar cielos más azules y aumentar la saturación de las tomas.


7. DISPARA EN MODO RAW


Un archivo en formato RAW contiene muchísima más información y detalle que un archivo en formato JPEG, lo cual permite mayor flexibilidad a la hora de rebelar nuestras fotografías de paisaje sin perder calidad de imagen. Ten en cuenta que ocupara más espacio por lo que necesitaras una memoria con mayor capacidad.


8. BUSCA PUNTOS DE VISTA NUEVOS


Si queremos sorprender con nuestras fotografías de paisaje no debemos limitarnos a hacerla desde la típica perspectiva a la que accede todo el mundo. Debemos buscar lugares nuevos y estratégicos, aunque el acceso a estos por lo general sea más difícil, pero valdrá el esfuerzo para conseguir así un punto de vista diferente y mucho más original. Tírate al piso, escala una montaña, ensúciate, apunta hacia el cielo y capturar aquello que los demás no ven.


9. ANALIZA LA COMPOSICIÓN


Una característica que marca la diferencia entre una buena fotografía de paisaje y una del montón es la composición. Si desde el instante que capturamos la imagen no nos trasmite nada difícilmente lo hará con los demás. Antes de realizar la fotografía contempla el entono y fíjate en los pequeños detalles que hacen a ese paisaje tan especial, identificando así la composición que más favorezca la escena. Intenta simplificar tus imágenes y captar paisajes minimalistas, centrándote en elementos concretos, pero con el suficiente potencial visual que pueda llegar a ser igual o más interesante que un paisaje lleno de elementos.


Ten en cuenta las líneas y dirígelas hacia donde más te interese, observa tanto la luz como las sombras, e intenta hacer tu fotografía de paisaje diferente.


Fotografía: Carlos Lince



10. INCLUYE UN PRIMER PLANO


Si bien el lugar donde te encuentres puede ser alucinantemente, trata que no sea protagonista todo el paisaje. Las mejores fotografías de paisaje contienen algún elemento protagonista, en los que la gente consciente o inconscientemente se concentra. Si quieres que la fotografía sea interesante, introduce algún elemento protagónico como un árbol, un animal una persona o una silueta.


11. APLICA LA REGLA DE LOS TERCIOS


Al momento de encuadrar el paisaje evita colocar la línea del horizonte justo a la mitad del encuadre. En su lugar intenta colocarlo un poco más abajo o más arriba de forma que domine o el paisaje terrestre o el cielo. Según los fundamentos artísticos de la composición una fotografía con el horizonte en el medio la convierte generalmente en poco interesante.


Si bien la línea del horizonte no debe quedar justo en el medio un horizonte torcido puede dañar tu fotografía de paisaje y aunque puedas corregirlo a través de la post producción, estarás recortando los bordes de las fotografías en el mejor de los casos. Fíjate bien en conservar tu línea de horizonte nivelada y solo si quieres torcer el horizonte como parte de tu composición hazlo.